UNA VIDA SIN UN PERRO, ES UN ERROR

"LA GRANDEZA DE UNA NACIÓN Y SU PROGRESO MORAL PUEDE SER JUZGADO POR LA FORMA EN QUE SUS ANIMALES SON TRATADOS."
Mahatma Gandhi

NO USES PIROTECNIA

NO USES PIROTECNIA
Por favor, no usen pirotecnia. Los "cuetes" nos asustan, nos hacen mucho mal a nuestros oídos, nos desorientan y son la causa de que muchos perros y gatos se pierdan entre diciembre y febrero. Lo mismo les ocurre a otros animales, como las aves. Pensá en nosotros y en los múltiples problemas que pueden causar los fuegos artificiales. NO USES PIROTECNIA. Gracias. PD: Ah... Ponele chapita con número de teléfono a tu perro. Para esta época hay muchos perros perdidos a causa de la pirotecnia, por favor, si ves alguno no sigas de largo, ayudalo a encontrar a su familia.

miércoles, 16 de febrero de 2011

Un chau no es un adiós


Hola, diario. Hoy es un día triste. Tal vez más triste que el día que se murió Zsá Zsá o que aquel día en que Pablo volvió a casa y tuve que consolarlo durante unas cuantas horas.
Hace tiempo que Saúl no estaba bien. Ya no me venía a sacar a pasear como siempre. Quien venía a casa a mimarme cuando Pablo no estaba eran los sobrinos suyos o Tina.
Un día, fui a la casa de Tina y Saúl y lo encontré a él en la cama. No se movía mucho, pero me dejaron acostarme con él y darle muchos besitos en la pelada. Supe que no estaba bien, por eso, me molestaba mucho cada vez que alguno se quería acercar a él.
Eso pasó durante varias semanas. Un día, vino el veterinario a querer tocar a Saúl y le gruñí. Tanto que tuvieron que sacarme de la habitación. Nadie iba a meterse con mi abuelo humano. Saúl no tenía moquillo, sólo tenía mucha edad. Tal vez 15 años… o 18… o hasta 20. Eran muchos años y creo que le cayeron todos encima y lo estaban aplastando. Entonces, ¿para qué un veterinario? En cada visita me ponía muy nervioso porque tenía mucho miedo de que quisieran sacrificarlo.
Cada vez que nos íbamos de la casa de Tina y Saúl, Pablo me decía: “Saludá a Saúl”. Y yo pegaba un salto sobre la cama y le lamía la pelada. Eso se convirtió en un ritual. Y Saúl me devolvía el saludo con esa sonrisa enorme que te acariciaba el alma.
Pero con el tiempo noté que Pablo ya no me llevaba a la casa de sus padres con frecuencia y, cada domingo (viste que yo sé identificar los domingos), él regresaba invadido por la tristeza.
Ayer ocurrió algo extraño. Inolvidable para mí. Tuve un presentimiento. Algo que me envolvió el cuerpo en una especie de capa helada. Pablo estuvo ausente todo el día y tuve que aguantarme las ganas de hacer pis durante largas horas. Pero supe que algo muy malo estaba pasando para que ocurriera eso. Pablo regresó a la madrugada. Me abrazo y comenzó a sacar agua de sus ojos casi sin parar. Le lamí las lágrimas, pero éstas parecían no tener fin. Imaginé lo que había ocurrido. Salimos a pasear en silencio. Sigilosos. Con el alma acorralada por nuestro corazón.
Luego se bañó y, al poco tiempo, volvió a salir. Triste.
Pasaron las horas, la preocupación, las teorías... hasta que sentí las llaves en la puerta. Era Carolina, una de las mejores amigas de Pablo. Me saludó muy afectuosamente, tomó la correa y me sacó a pasear. Pero luego de pasear, me hizo subir a su auto. No tenía los colores del taxi. Era un auto propio. Tenía el olor a dos perras de distintos tamaños y prácticamente la misma edad. Viajamos unos 30 minutos y llegamos a un lugar. Un lugar especial. Supe qué lugar era. Sentí los olores, las presencias, las energías… sentí el umbral de la vida.
Subimos las escaleras y allí estaba reunida toda la gente que conocí durante mi vida con Pablo. Si no fuera porque una pulga hacía un orificio asesino en una de mis nalgas, hubiera pensado que estaba en una especie de limbo donde todos vinieron a saludarme. Pero no, no era yo el protagonista. Avancé sigilosamente entre todos ellos, saludé a los que pude, hasta que vi a Pablo. Lo abracé, como siempre, y estuvimos un largo rato así. A él le brotaba el agua por los ojos. Igual que a algunos de los demás. Mi olfato sabía que Tina estaba por allí. La encontré y me abalancé sobre ella. También lloraba mucho. Giré sobre mí mismo en el piso para permitirle que me rasque la panza, algo que a ambos nos fascina. Es nuestro código. Luego la seguí hacia donde iba. Allí un aroma me resultó familiar. Era un aroma familiar, pero extraño. Un aroma familiar que había mutado, pero podía reconocerlo. Hasta que lo descubrí. En una especie de caja larga, enorme, estaba descansando el cuerpo de Saúl. Pude olerlo. Me erguí en mis dos patas traseras, apoyé mis patas delanteras en la caja y vi que allí estaba, tieso, inerte, sin vida. Era la carne donde había habitado Saúl, que ya no estaba ahí.
Me visitó la tristeza. Me dio un gran escalofrío y una mezcla de alivio de saber que su agonía había terminado. Por eso me quedé, vigilante, tieso, cumpliendo mi labor de "amigo para siempre", debajo de esa caja alargada. Allí estuve un largo rato, en silencio, percibiendo, recordando, intercambiando mi energía con esa que rondaba, que se alejaba y no terminaba de hacerlo.
Pasé largas horas en ese lugar, recibiendo con cordura a la gente que llegaba y sin despegarme de al lado de Tina, de Pablo y de lo que había sido mi viejo Saúl.
Cuando sentí el agotamiento, me volví a recostar debajo de la caja larga y me puse a pensar en él, en Saúl. En su sonrisa eterna, en sus palmadas (siempre que me acariciaba me palmeaba el lomo), en sus silbidos… Saúl cantaba cada vez que me sacaba a pasear. La gente lo miraba, pero a él no le importaba. Cantaba en voz alta, orgulloso, divertido. Me hablaba mucho. Cosas muy rápidas, en una jerga de humano adulto que no lograba entender del todo pero que enorgullecía. Sus confidencias me hacían sentir importante. Me sentía su amigo íntimo. Luego, cuando se cansaba, encendía el televisor, se quedaba dormido y yo hacía lo mismo, tendido a su lado. Así podíamos pasar horas.
Con Saúl compartíamos una intimidad tan alegre, tan simple, que me hizo entender que la vida puede ser placentera y feliz aún cuando la persona que más amás no está a tu lado.
Físicamente sé que Saúl se fue para siempre y me da muchísima pena. Pero sé muy bien que puedo visitarlo cuando quiera. Como lo estuve haciendo todo ese rato. Sólo cerrando los ojos y dejando que mi corazón lo piense tal como había sido. Así lo hice y me encontré con su sonrisa enorme, su mano bruta para darme palmadas, y comencé a correr, de felicidad, a su alrededor. Lo visité con el alma. Nos despedimos y, con esos ojitos llenos de años, me aseguró que podría visitarlo de ese modo, cada vez que quisiera.
Estoy triste, sí. Pero Saúl vive adentro mío. Chau, diario, no puedo escribir más.

14 comentarios:

  1. Ahora estará viendo a su amigo canino desde arriba y seguramente con mucha paz

    ResponderEliminar
  2. Chiquito!!!!!! te amo1!1 tu tia!!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola francisco,hoy te toca darle mucha fuerza a tu mejor amigo y esos lenguetazos y abrazos que tan bien le hacen. Te cuento fran que yo tambien conoci a don "saul" y la simpleza, la sencillez y elamor de raul en sus ojos no son de todos los dias, se ha perdido a un gran hombre. Una vez, hace mucho, en la casa de tu tia verito, habia una fiesta y estaba mi papa(que no esta muy bien, se olvida algunas cosas,no reconoce a la gente, etc) estaba contento y hablaba muy fuerte, yo tenia una verguenza enorme porque la casa estaba llena de gente que no lo conocia y era un dia especial como para que no estuviese y no sabes quien me quito los nervios? El mismisimo Saul, se puso a charlar con el, a relativizar su conducta y tomarlo como alguien mas, mira que te hablo de 6 años atrás, pero el se reia con esa sonrisa grande y franca y me hizo sentir tan feliz!!!!ESE ERA SAUL!!!Alguien que te facilitaba las cosas. Se lo agradezco, igual por suerte lo hice en ese momento tambien, no me quedo pendiente.
    Hoy nos das una noticia triste Fran, pero asi es la vida. Si podes o si te parece pertinente mandarle un beso muy grande y mi apoyo desde la distancia a todos los que lo amaron, un beso muy grande a TINA que lo debe extrañar mucho, tantos años juntos , no debe ser facil, sus nietos que sé que lo amaban, justamente por su calidez humana y los hacia reir mucho con sus chistes y por ultimo y especialmente a sus hijos. TE CUENTO FRANCISCO YO QUIERO MUCHO A TU FAMILIA Y TAMBIEN A VOS PORQUE HASTA UN TAXI COMPARTIMOS PARA UNAS FIESTAS!! QUISIERA HACER ALGO BUENO MAS QUE ESCRIBIR ESTAS LINEAS PERO NO ES POSIBLE POR CUESTIONES DE LOS HUMANOS QUE SOMOS BASTANTE COMPLICADOS, DE TODAS MANERAS LES MANDO UN ABRAZO SIMBOLICO DESDE MI CORAZON, EL CARIÑO Y LA SIMPATIA QUE TODAVIA CONSERVO INTACTA EN MI CORAZON POR USTEDES Y TE PIDO DOS COSITAS MAS: CUIDALO MUCHO A TU PABLO QUE ES UNA EXCELENTE PERSONA Y ALGUIEN QUE YO APRECIO MUCHO DESDE EL DIA EN QUE LO CONOCI Y LO SEGUNDO AGARREMONOS DE TU FRASE Y QUE NUNCA UN CHAU SEA UN ADIOS....MILLONES DE BESOS Y RASCADAS EN TU PANZA.
    ANDREA NASAZZI

    ResponderEliminar
  4. me lo puedo imaginar... gracias por compartirlo... y pensar que muchos humanos, demasiados, se pierden el tener un amigazo así... qué tontos, qué estúpidamente orgullosos que son, cuánta sería la felicidad si los respetáramos más, querido Francisco.
    saludos a Pablo y a tu hermano gatulindo

    ResponderEliminar
  5. muchos besos abrazos y languetazos a ambos, fuerza que ustedes ven la vida de una manera mágica y me alegran de una manera impresionante, Saúl seguro está con una sonrisa leyendo a Francisco :)

    mas besos desde Chile

    Paula y Vainilla

    ResponderEliminar
  6. Francis que emotiva tu carta, ciudalo mucho a Pablo en estos momentos, y estàs en lo cierto al decir que lo visitaras a Saul cuando quieras al cerrar los ojos y pensar en èl. Saul ahora los mira y los cuida a todos ustedes desde el cielo que es tanto de los humanos como de los animales.
    Un beso enorme para vos, para Nestor y en especial para Pablo.
    Alejandra

    ResponderEliminar
  7. Hola Fran

    Qué tristeza tan grande la noticia que acabás de darnos!!
    Si bien no lo conocí a Saúl, esa mirada, la experiencia de los años, imgino su andar lento, una vida llena de alegrías y tristezas, y la enorme felicidad de tener a Pablo como hijo, y a vos como su nieto perruno, el calor de tu cuerpo cerca de él, tu mirada cómplice cruzándose con la suya..., en fin, todos los recuerdos que se llevó en su corazón.
    Es un momento de profunda tristeza, que el tiempo ayudará a entender, sobre todo la ausencia física, yá que Saúl está en el corazón de todos quellos que lo amaron y a quienes él amó.
    Dale un fuerte abrazo a Pablo, y muchos lenguetazos de amor perruno para vos y tu hermanito gtuno

    Moni

    ResponderEliminar
  8. Fran sos el màs tierno de todos y se agradecen tus historias. Un abrazo y mucha luz para vos y Pablo y toda la familia. Y mucha fuerza!
    Leti H.

    ResponderEliminar
  9. Fran sos el màs tierno de todos y se agradecen tus historias. Un abrazo y mucha luz para vos y Pablo y toda la familia. Y mucha fuerza!
    Leti H.

    ResponderEliminar
  10. Fran sos el màs tierno de todos y se agradecen tus historias. Un abrazo y mucha luz para vos y Pablo y toda la familia. Y mucha fuerza!
    Leti H.

    ResponderEliminar
  11. Mucha fuerza para Pablo en este momento, gracias Francisco por tus relatos cargados de sentimiento...

    ResponderEliminar
  12. Un abrazo desde el alma Pablo. Te conozco solo por el blog que me encanta y hacia tiempo no visitaba.
    Otro abrazo más.

    Gaby

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias por los saludos tan afectuosos, de parte mía y de Pablo. Besos

    ResponderEliminar