UNA VIDA SIN UN PERRO, ES UN ERROR

"LA GRANDEZA DE UNA NACIÓN Y SU PROGRESO MORAL PUEDE SER JUZGADO POR LA FORMA EN QUE SUS ANIMALES SON TRATADOS."
Mahatma Gandhi

NO USES PIROTECNIA

NO USES PIROTECNIA
Por favor, no usen pirotecnia. Los "cuetes" nos asustan, nos hacen mucho mal a nuestros oídos, nos desorientan y son la causa de que muchos perros y gatos se pierdan entre diciembre y febrero. Lo mismo les ocurre a otros animales, como las aves. Pensá en nosotros y en los múltiples problemas que pueden causar los fuegos artificiales. NO USES PIROTECNIA. Gracias. PD: Ah... Ponele chapita con número de teléfono a tu perro. Para esta época hay muchos perros perdidos a causa de la pirotecnia, por favor, si ves alguno no sigas de largo, ayudalo a encontrar a su familia.

domingo, 22 de noviembre de 2009

Discriminación


Hola, diario. Estoy pensando muy seriamente en realizar una protesta junto con todos mis congéneres. Las personas se pensarán que no me doy cuenta, pero vi que cada vez se multiplican más esos cartelitos que tienen la figura de un perro con una franja roja que lo atraviesa. ¿Se creen que no me doy cuenta de que prohiben entrar animales? ¡Ay... como si ellos no fueran monos un poco más desarrollados, más vestidos y menos peludos! Por favor...
La verdad... y te lo digo así con aire proselitista... me siento discriminado, viejo. ¿Por qué no puedo entrar al supermercado chino a hacer las compras con mi mejor amigo? ¿Por qué no puedo ir al banco a hacer trámites con él? ¿A los seres humanos les gustaría que los dejen atados a un poste, esperando afuera? No, no, no, no.... Esto se tiene que terminar.
Por lo pronto, cuando me tengo que quedar atado a un poste esperando, empiezo a las puteadas. Ladro y ladro sin parar, hasta enloquecer a todos. Lo que pretendo es que también Pablo se de cuenta de que es un embole estar ahí atado. Que me deje suelto y yo lo espero tranquilo. Por lo menos, me puedo mover y mear los árboles de los alrededores. Creo que a él le molesta también esa situación porque cada vez que me tiene que dejar ahí, me acaricia, me da besitos y me hace una seña con la mano de que espere. Y sí... no me queda otra, si me ató. Igual, no le gusta nada que ladre tanto. A veces sale y me reta. Me hace un gesto graciosísimo que me vuelve más loco y me hace cagar de risa. Como un soplido-chistido para que me caye: "Shhhhhh...". Qué loco este Pablo.
Te cuento quiénes están en mi lista negra: el chino del supermercado de la vuelta de casa, el peluquero, la panadera, el kiosquero y todos los banqueros del mundo. Es un capricho no dejarnos pasar. Como si tuviéramos pestes. Sólo dejamos siempre un par de pelos que se nos caen, pero bueno... ese no es motivo como para marginarnos. Pero no todos son así. El cerrajero me deja pasar y hasta me permite que recorra todo el local. ¡¡¡Es divertidísimo!!! Hay cosas rarísimas ahí. Lo mismo hace el gordito pelado del almacén de la esquina. Me llama por mi nombre y se pone a jugar conmigo del otro lado del mostrador. Y siempre, cuando me voy, me da una galletita.
Hace un tiempo escuché que un perro extranjero contaba que en Francia podés entrar a cualquier lado y hasta podés viajar en Subte*. Eso sería fantástico porque sé que Pablo me llevaría a todos lados con él. Te quería contar esto porque anoche se dispuso a salir y me vistió a mí también. Bah... me puso el collar y la correa. Nos tomamos un taxi (uy... mañana te cuento eso) y nos dejó en un restorán precioso que se llamaba Museo Evita. Bah... creo que el restorán estaba detrás del Museo Evita. ¡Había un cartel con la figura de un perro, pero sin la franja roja! Un yorkshire que estaba ahí adentro con sus paquetes dueños y que sabía hablar inglés me dijo: "Pets allowed". ¡¡¡¡Quiere decir "Se permiten mascotas"!!!! Estuve tan feliz que empecé a saltar. Luego me porté como un French Poodle para que no me echen. Me senté debajo de la mesa en la que estaban mi mejor amigo con otros amigos y me quedé esperando a que me den pedacitos de lo que estaban cenando. No todo está perdido. Te lo quería contar.

*Subterráneo, metro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario