UNA VIDA SIN UN PERRO, ES UN ERROR

"LA GRANDEZA DE UNA NACIÓN Y SU PROGRESO MORAL PUEDE SER JUZGADO POR LA FORMA EN QUE SUS ANIMALES SON TRATADOS."
Mahatma Gandhi

NO USES PIROTECNIA

NO USES PIROTECNIA
Por favor, no usen pirotecnia. Los "cuetes" nos asustan, nos hacen mucho mal a nuestros oídos, nos desorientan y son la causa de que muchos perros y gatos se pierdan entre diciembre y febrero. Lo mismo les ocurre a otros animales, como las aves. Pensá en nosotros y en los múltiples problemas que pueden causar los fuegos artificiales. NO USES PIROTECNIA. Gracias. PD: Ah... Ponele chapita con número de teléfono a tu perro. Para esta época hay muchos perros perdidos a causa de la pirotecnia, por favor, si ves alguno no sigas de largo, ayudalo a encontrar a su familia.

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Ladridos


Hola, diario. Ayer iba por la calle lo más tranquilo con Pablo y escucho que un hombre… un tarado… me mira y me grita: “Guau, Guau, Guau”. Un-ta-ra-dooooo… Lo miré con ojos de nada y seguí mi marcha. Pablo también. Algunas personas se piensan que el idioma del perro es decir simplemente “guau”. Yo no digo “guau”. Es otro sonido. Ni ellos pueden reproducir los nuestros ni yo puedo hablar su idioma. ¡¡¡¿¿¿Entonces por qué nos imitan???!!! Me fastidia que me imiten.
De todos modos, tengo que contarte que las personas le tienen pavor a los ladridos. Se piensan que uno los va a morder. Te cuento algo: yo tengo un berretín*, lo admito. Vivimos sobre una avenida que está llena de mueblerías. Y gran parte de esas tiendas de muebles (no me preguntes por qué) tienen espejos en los techos de sus marquesinas. Un día íbamos caminando lo más panchos por ahí y Pablo me hace mirar para arriba. Ahí me descubrí a mi mismo. Entonces me encanta mirarme así, desde abajo. Y cuando descubro alguno de esos espejos corro desesperado de un lado a otro ladrando a mi propio reflejo. Ya sé, es una pelotudez, pero me encanta. Casi tanto como correr a las palomas. Pero cada vez que me pongo a ladrar así, la persona que pasa eventualmente cerca se asusta o dice alguna frase en mi contra. Entonces, Pablo, que es re-conciliador y que me adora, sale a defenderme y a dar explicaciones.
Otra vez ladré en el edificio. Fue de alegría porque llegó a visitarnos Saúl, el papá de Pablo. Una señora que bajaba del ascensor nos dijo de todo. Se asustó y se puso contra la pared como si yo hubiera tenido la intención de morderla.
Las personas no entienden que nuestro ladrido es todo. Es alegría, es enojo, es tristeza, es desesperación, es deseo, es juego, es amor… Nuestro ladrido es palabra, es grito, es risa… ¿Y los seres humanos no hablan, no gritan, no se ríen? ¿Por qué se asustan y se ofenden con los ladridos, si nosotros no podemos gritar o hablar como ellos? No sé… te la dejo picando…

*Obsesión.

1 comentario:

  1. Ay Fransisco,mi perra Zulema hace lo mismo cuando le pongo un espejo,y ni hablar de mi perrito Iván ,cuando lo llevaba a la heladería la cual estaba rodeada de espejos...¡¡Sí una heladería che!!
    Se lo pasaba ladrandose a sí mismo ,creo que el mismo admiraba tanta belleza.
    Si los humanos entenderíamos más el lenguaje "Perruno" que distinto sería todo no?

    También tenés la misma costumbre que mi Zule,ella también corre a las palomas.A mi jardín viene una todas las mañanas a juntar ramitas y demás hierbas,y la desgraciada tiene un tamaño de una gallina bataraza,cuando toma vuelo hace pa pap paa peor que un helicóptero,y tiemblo por que Zule toma carrera si la engancha Dios mío ..Ni pensarlo.
    Bué,Te dejo un huesito

    ResponderEliminar